Cuando una mujer es diagnosticada con diabetes gestacional, debe seguir una dieta adecuada que le permita continuar su embarazo de manera normal y controlada, sin riesgos para ella ni para el bebé que viene en camino.

Lo recomendable es que realices tus tres comidas diarias, más dos meriendas, sin saltar ninguna de ellas; la misma cantidad de alimentos diariamente y una considerable cantidad de líquidos, solo eso permitirá que tus niveles de azúcar se mantengan estables.

Cuando se es diagnosticada con diabetes gestacional y aunque las ecografías indiquen que el bebé crece bien y sin problemas, es conveniente moderar los hábitos alimenticios. Aquí te damos algunas recomendaciones que puedes seguir:

Reduce el consumo de calorías.

Entre 1600 y 2000 calorías son suficientes. La disminución de los carbohidratos contribuirá a que no se alteren tus valores de glucosa; entre 40 y 60% deben ser azúcares complejos, 25% de proteínas y entre 15 y 25% de grasas, son las adecuadas.

Desayuna bien.

Recuerda que al iniciar el día, los valores de glucosa en sangre están más descompensados y  debes buscar que se mantengan en niveles aceptables. Para ello, disminuye los carbohidratos y aumenta las proteínas. Asimismo, elimina los dulces e incluye leche y yogurt (bajos en grasa y sin endulzantes), pan integral natural, entre otros.

Incluye las fibras en tu dieta.

Los cereales, las frutas, las legumbres y vegetales son los alimentos por excelencia en este tipo de dietas. Su lenta absorción ayuda a regular tus niveles de azúcar.

Elimina los dulces.

Las tortas, galletas y refrescos son perjudiciales para hacer frente a esta enfermedad.

Haz ejercicios.

Mantener una vida activa ayuda a tu cuerpo a procesar la glucosa y a mantenerla estable. Caminar o hacer yoga son algunas de las opciones por excelencia que se recomiendan a las mujeres en el embarazo. Te brindan bienestar y satisfacción.

(Visited 7 times, 1 visits today)