La Diabetes Gestacional (DG) puede en algunos casos no mostrar síntomas. Sin embargo, el hecho de manifestar mareos, visión borrosa, cansancio y hasta infecciones de manera consecuente, es motivo para estar alerta.

Generalmente, a las mujeres embarazadas se les mide la glucemia mes a mes, desde el primer control prenatal. Existen dos pruebas que receta el obstetra para llevar estos registros, Test OSullivan (glucemia en ayuno) y la Sobrecarga Oral a la Glucosa (SOG).

Ahora bien, si los valores de azúcar en sangre son superiores a los 100 mg/dl y se mantienen o elevan en la siguiente consulta, es muy probable que puedas ser diagnosticada con DG.

Prueba OSullivan

Los análisis de diabetes gestacional se realizan siempre en el primer trimestre del embarazo, es decir entre la semana 24 y 28. La Prueba O’Sullivan (o minicurva de sobrecarga) es uno de los métodos más empleados en estos casos.

La misma consiste en realizar un muestreo de sangre en ayunas y otro luego de ingerir 50 gr de glucosa (bebida azucarada). Si el resultado supera los 140 mg/dl, el diagnóstico es indiscutible.

Ahora bien, para reconfirmar, quizá puedas tener que someterte a otra curva de sobrecarga más completa. En este sentido, toman una muestra en ayuno y luego tres más, cada hora, después de haber ingerido 100 mg de glucosa.

Previo a la prueba es importante hacer un ayuno de 10 a 12 horas, haber consumido al menos 150 gr/día de hidratos de carbono durante tres días seguidos, y llevar una actividad física normal. Es fundamental que estés en reposo para evitar alteraciones en las pruebas.

Si solo un valor es igual o mayor, solo será necesario someterte a una dieta muy balanceada, mientras que si dos o más valores son iguales o mayores, el diagnóstico para diabetes gestacional será positivo.

(Visited 17 times, 1 visits today)