La detección temprana de la diabetes gestacional permitirá que el desarrollo de tu embarazo sea controlado, que transcurra sin incidencias y llegue a feliz término. Es determinante la sana alimentación, el ejercicio y de ser necesario, la ingesta de medicamentos.

Controles

No es de extrañar que el obstetra te pida revisar la glicemia varias veces al día para llevar un control, práctica que te puede resultar incómoda, pero a lo largo del proceso, te será más fácil. Inclusive, después del parto, es importante continuar la supervisión de los niveles de azúcar en sangre.

Tratamiento

El tratamiento incluye una dieta sana y saludable a base de fibras, es decir granos enteros, verduras y frutas, así como también proteínas bajas en grasas y de bajo nivel calórico, limitando los dulces y azúcares refinados.

Hacer ejercicios es fundamental. Garantiza el bienestar de la mujer, antes, durante y después del embarazo, pues reduce los niveles de azúcar en sangre e incrementa la sensibilidad de las células a la insulina, lo que indica que tu cuerpo necesitará menos insulina para transportar la glucosa.

Una caminata constante de 30 minutos diarios, en la medida que el cuerpo te lo permita, será saludable y garantizará tu bienestar, aumentará tus endorfinas y te mantendrá activa. Cuando el embarazo esté cercano a su término y si tus condiciones no te permiten mucha movilidad, se recomienda hacer al menos 10 minutos de actividad sentada.

Adicionalmente, en caso de ser necesario, se suma al tratamiento la medicación. Inyecciones de insulina mantendrán tus niveles de azúcar en los niveles óptimos. Comúnmente entre el 10 y el20 % de las mujeres requieren de insulina, pero hay médicos que recetan medicamentos orales (metformina) que son también eficaces y seguros para un verdadero control de la diabetes gestacional.

Sólo de esta manera, podrás llevar un embarazo tranquilo, sin riesgos para ti y tu bebé. Tu cuidado es importante para que ambos gocen de salud.

(Visited 7 times, 1 visits today)