¿Sientes una sed incontrolable e intensa?, ¿Orinas con mucha frecuencia durante el día? ¿Te sientes agotado, cansado, con sueño? ¿Sabías que si las respuestas a estas preguntas son positivas, tus riñones te podrían estar dando una alerta? Conoce más sobre la diabetes insípida, una inusual enfermedad que afecta a 1 de 25.000 personas en el mundo.

Síntomas como los anteriormente descritos, podrían ser determinantes para ser diagnosticados con diabetes insípida, una enfermedad ocasionada por trastornos del metabolismo del agua en el cuerpo; es decir que el manejo de los líquidos se ve afectado porque los riñones no pueden evitar la eliminación de agua.

En efecto, este desequilibrio produce muchísima sed a lo que científicamente se le llama polidipsia y la excreción de abundante orina, denominada poliuria.

Ahora bien, ¿Te preguntarás, qué tiene que ver tu frecuente visita al baño con diabetes? Aunque los nombres suenen parecidos, la diabetes mellitus, no tiene nada que ver con la diabetes insípida.

La primera es una enfermedad causada por las fallas en la secreción de insulina producida por el páncreas y que afecta el metabolismo de los hidratos de carbono, mientras que la segunda es causada por problemas en el hipotálamo (ubicado en el cerebro, por encima de la hipófisis) que deja de producir vasopresina, hormona que se libera hacia la sangre para accionar los riñones.

La vasopresina u hormona antidiurética es producida y almacenada por el hipotálamo y se libera por el torrente sanguíneo a través de la hipófisis posterior. Su función es concentrar la orina y mantener un balance de los líquidos en el organismo.

Es por ello, que los que padecen de esta enfermedad no pueden conservar el agua necesaria en el cuerpo y la expulsan mediante la orina en grandes cantidades y de manera diluida.

Tipos de diabetes insípida

Existen dos tipos de diabetes insípida. La alteración de tu sistema determinará cuál es la que padeces:

  • Diabetes insípida central:

    se manifiesta cuando la hipófisis segrega niveles muy bajos de vasopresina debido a daños en ella o en el hipotálamo; puede resultar de una cirugía, una inflamación, un tumor, un traumatismo o bien, por motivos desconocidos.

  • Diabetes insípida nefrógena:

    se manifiesta cuando se registra una insuficiencia en el riñón para responder a la vasopresina. Aunque es menos frecuente que la central, ocurre por enfermedades renales y generalmente es heredada o adquirida en varones, no obstante las mujeres pueden transmitir el gen a sus hijos.

  • Diabetes insípida gestacional:

    es otra de las acepciones. Se manifiesta durante el embarazo y en este caso, se presume que la placenta destruye rápidamente la vasopresina limitando las funciones renales.

  • Diabetes insípida dipsogénica:

    También se conoce como polidipsia primaria o psicógena, se manifiesta por la excreción de grandes cantidades de orina diluida, provocada no por la no producción de vasopresina, sino por un daño en el sistema regulador de la sed ubicado en el hipotálamo, que induce al consumo excesivo de líquidos. Este tipo de diabetes ha sido relacionada con enfermedades mentales.

Estos son los síntomas…

Definitivamente, la excesiva micción y una sed extrema, sobre todo de agua muy fría, son los síntomas evidentes de un individuo con diabetes insípida. Las grandes cantidades de orina pueden exceder los 15 litros y el consumo de agua de 4 a 10 litros por día.

Usualmente, los pacientes despiertan varias veces en las noches, por lo que no descansan adecuadamente y pueden también padecer de cansancio y somnolencia.

La diabetes insípida puede manifestarse gradualmente o de manera repentina a cualquier edad. Es importante tratar a tiempo este trastorno para evitar una grave deshidratación que puede terminar en una hipotensión y choque.

Por otro lado, cuando la afección es en niños o en lactantes, pueden presentar las siguientes manifestaciones:

  • Trastornos del sueño
  • Agitación y llanto inconsolable
  • Adelgazamiento
  • Retraso del crecimiento
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Vómitos

¿Cuáles son las causas de la diabetes insípida?

El incorrecto funcionamiento del hipotálamo o la hipófisis puede desencadenar una baja producción de vasopresina o la hormona antidiurética. Este daño pudiese tener varias causas, entre ellas, traumatismos craneales, aneurismas, problemas genéticos, infecciones, cirugías o tumores cerca de la hipófisis.

Un fuerte golpe que ocasione una fractura de la base del cráneo pudiese afectar significativamente la hipófisis, de igual manera una sarcoidosis, tuberculosis, encefalitis, meningitis, factores hereditarios y una rara enfermedad llamada histiositosis (enfermedad de Hand-Schüller-Christian).

¿Cómo se diagnostica?

Cuando un paciente acude a consulta por producir grandes volúmenes de orina, el médico pudiese presumir que se trata de un caso de diabetes insípida. En primer lugar, el control del azúcar en la orina permitirá descartar la diabetes mellitus, mientras que el control sanguíneo mostrará las diversas concentraciones de electrolitos entre los que destaca el sodio.

Adicionalmente, se realiza la prueba de restricción hídrica que confirma mediante resultados confiables, la existencia de este padecimiento. Este tipo de pruebas debe realizarse bajo estrictos controles médicos pues como el paciente no puede ingerir líquidos, hay un alto riesgo de deshidratación.

Este test tiene una duración de 12 horas, en las cuales se evalúa la concentración de orina, los electrolitos en sangre y el peso. Si al final de la prueba aumenta la frecuencia cardíaca, disminuye la presión arterial y se pierde al menos 5% del peso, se inyecta al paciente una dosis de vasopresina.

Si  luego de inyectar la hormona antidiurética, el cuerpo responde deteniendo las micciones excesivas, se concentra la orina, aumenta la presión arterial y el corazón late normalmente, se confirma diabetes insípida central.

Por el contario, si a la inyección el cuerpo responde continuando las micciones, la orina continúa diluida y tanto la presión como la frecuencia permanecen iguales, se diagnostica diabetes insípida nefrógena.

De igual modo, se realiza una prueba de sangre para evaluar la función de la glándula pituitaria, (la encargada de almacenar e introducir la hormona antidiurética, así como otras sustancias, al torrente sanguíneo), incluso tomografías o resonancias magnéticas de la cabeza y análisis genéticos.

Riesgos que se corren

La diabetes insípida trae consigo algunas complicaciones para lo cual debes estar preparado. La primera de ellas es la deshidratación debido a que el cuerpo no retiene el líquido necesario para su correcto funcionamiento. En vista de ello, puede suceder lo siguiente:

  • Cambios en la piel
  • Sequedad en la boca
  • Baja presión arterial (hipotensión)
  • Alta frecuencia cardíaca
  • Alto nivel de sodio en sangre (hipernatremia)
  • Adelgazamiento
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Convulsiones

Igualmente, el cuerpo experimenta un importante desequilibrio en los electrolitos, que son una cantidad de minerales que tenemos en sangre entre los que destacan el sodio y el potasio que tienden a disminuir sus niveles. Estas carencias ocasionan las siguientes manifestaciones:

  • Fatiga o cansancio
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas
  • Confusión
  • Calambres en los músculos

Tratamiento para la diabetes insípida

Aunque la diabetes insípida no tiene cura, existen tratamientos para aliviar la incontrolable sed y normalizar la reproducción de orina producida por esta patología.

¿Qué tratamiento se prescribe para la diabetes insípida central? La carencia de vasopresina se  solventa administrando un medicamento denominado acetato de desmopresina, que tiene un componente sintético sustitutivo de la hormona antidiurética.

El mismo se adquiere en presentación de aerosol nasal, comprimidos e inyecciones subcutáneas, los cuales controlan la producción de orina, pero la indicación depende del grado de avance o evolución de la enfermedad.

Igualmente, esta enfermedad es controlada con medicamentos que inducen la producción de vasopresina, entre los que destacan carbamazepina, clofibrato, clorpropamida y diuréticos tiacídicos, sin embargo, no llegan a controlar totalmente los síntomas de esta patología.

Es importante que también sepas que al momento de ser sometido a una intervención quirúrgica en la cual debas permanecer inconsciente, deben proporcionarte vasopresina, para mantener los niveles estables de la hormona en el cuerpo en ese momento tan delicado.

Cabe destacar, que el uso de la hormona desmopresina está contraindicado para la hipertensión intracraneal, pues puede ocasionar otros efectos que se sumen a los daños del hipotálamo o la hipófisis del paciente en casos de traumatismos craneales o tumores cerebrales. Por ende, el médico debe corregir este pormenor, antes de indicar tratamiento para la diabetes insípida.

Importante también es estar claro que el uso excesivo y desmedido de este tipo de fármacos ocasiona retención de líquidos y otros trastornos, por lo que deben tener estricta vigilancia médica.

Cuidados que debes tener

Ya al tanto de todo lo relacionado con la diabetes insípida, hay muchas interrogantes que pudieses hacerle a tu médico para no solo estar más claro en relación a la enfermedad, sino más bien, en lo que será llevar una vida con esta patología.

  • ¿ En mi caso, cuál es la causa de la diabetes insípida?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Corro riesgos y beneficios con cada tratamiento?
  • ¿Por cuánto tiempo necesito tratamiento?
  • ¿Con qué frecuencia debo hacerme exámenes médicos?
  • ¿Cuánta agua u otras bebidas debo tomar todos los días?
  • ¿Qué dieta debo seguir si tengo diabetes insípida?

Ten por seguro, que una vez que hagas estas preguntas a tu doctor y sigas tu tratamiento al pie de la letra, podrás sobrellevar esta enfermedad anteponiéndote a los obstáculos que pone la vida.

(Visited 17 times, 1 visits today)