La diabetes juvenil, también llamada diabetes tipo 1, es una enfermedad que hoy día afecta al menos entre un 6 y un 10% de la población y se caracteriza por el aumento de la glucosa en la sangre.

Diagnóstico

Comunmente se diagnostica en niños y jóvenes, los cuales no producen o producen muy poca insulina, la hormona necesaria para conducir la glucosa dentro de las células y así producir energía. Como éste proceso no se lleva a cabo, el azúcar se acumula en la sangre provocando una hiperglucemia.

Todo esto obedece a una causa: el sistema inmune ataca erróneamente y destruye las células que se ubican en el páncreas, encargadas de la producción de insulina.

Aunque hay quienes dicen que la enfermedad está asociada a la genética de cada individuo en particular, otros afirman que puede ser hereditaria y que se transmite de generación en generación a través de las familias.

Inclusive, si tu madre padeció diabetes gestacional, existen muchas posibilidades que de niño pudieses haber adquirido esta enfermedad, o bien si algún familiar directo la padece, hay que estar alertas.

A esta causa se suma la obesidad. Casi el 80% de las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1, presentan problemas de sobrepeso, lo cual pudiese acelerar la aparición de esta enfermedad.

Las inyecciones de insulina para controlar la glucosa en sangre se vuelven parte la vida diaria de un diabético. Se calcula que al menos 143 millones de personas en el mundo sufren de diabetes juvenil y tan solo en España se registran 1.100 casos nuevos cada año.

Es por ello que es importante valorar tu estilo de vida y conducirlo por la vía más sana y saludable. Incluir una consecuente rutina de ejercicios y una alimentación balanceada, te alejará de malos hábitos y preservarán tu salud.

Recuerda, la diabetes es una enfermedad irreversible que no desaparece y la cual requiere tratamiento de por vida, por eso los cuidados y controles son realmente importantes.

(Visited 5 times, 1 visits today)