La diabetes tipo 1, o diabetes juvenil, es aquella en la que tu páncreas es incapaz de producir la insulina, hormona que regula los niveles de glucemia, o azúcar en la sangre.

Cuando aparece, la diabetes tipo 1 te obliga a que busques la insulina desde el exterior. Sin embargo, su aplicación dependerá de cómo se desarrolle la enfermedad en ti, para lo cual te mostramos cuáles son sus síntomas y cómo debes tratarlos.

Síntomas

Si padeces de diabetes juvenil, debes estar atento a lo siguiente:

  • La sed constante, a cualquier hora del día y pese a que tomes abundante agua.
  • Ganas frecuentes de orinar. (En el caso de los niños pequeños, si aún no han aprendido a ir baño tendrán accidentes como mojar la cama).
  • Visión borrosa, problemas para detallar las letras o definir figuras cercanas.
  • Cansancio o fatiga. Notarás que tienes mucho sueño y no se te quitará ni durmiendo durante varias horas. Hay que estar atentos con los más chicos, debido a que si tienen rutinas de descanso, este síntoma puede pasar desapercibido.
  • Así como en el caso de la sed, el hambre recurrente es otra señal. En ocasiones esta irá acompañada de una baja de peso, sin importar que comas repetidamente.
  • Tener problemas para cicatrizar heridas también debe alertarte.

¿Cómo tratar la enfermedad?

La diabetes es una enfermedad de carácter irreversible. Sin embargo, la atención y seguimiento a lo indicado por tu doctor te ayudará a sobrellevarla.

La diabetes juvenil se trata con inyecciones de insulina. Solo un médico te dirá cuándo y cómo la deberás administrar, así como la cantidad.

Además de las inyecciones, la diabetes juvenil requiere una dieta distinta a la que llevabas antes. Esta irá ligada a una rutina de ejercicios, los cuales no deben llevarte al cansancio excesivo, pues corres el riesgo de sufrir una baja de azúcar.

(Visited 20 times, 1 visits today)