Existe una conexión directa entre el páncreas y la diabetes. El páncreas es un órgano que se encuentra en lo profundo de tu abdomen, detrás del estómago y forma parte importante de tu sistema digestivo. Se encarga de producir enzimas y hormonas que ayudan a digerir los alimentos.

Este órgano juega un papel esencial en los sistemas endocrinos y exocrinos. El sistema endocrino se concentra en la producción de sustancias químicas y hormonas en el cuerpo, mientras que el sistema exocrino se compone de glándulas en el cuerpo que tienden a liberar saliva, sudor y enzimas digestivas.

Una las hormonas que produce el páncreas es la insulina, necesaria para regular la glucosa, un combustible que proporciona energía a todas las células de tu cuerpo. La insulina tiene la función de abrir la célula para permitirle usar glucosa y obtener la energía.

El páncreas en la diabetes

Si tu páncreas no produce suficiente insulina o no la usa correctamente, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo y deja a las células privadas de energía. De esta manera se produce un desequilibrio en el organismo que provoca diabetes.

En la diabetes tipo 1, el sistema inmune ataca erróneamente a las células beta que producen insulina en el páncreas. Causa daño permanente, dejando que el páncreas no pueda producir insulina. No se ha determinado con claridad el motivo que lleva al sistema inmune para hacer eso. Los factores genéticos y ambientales pueden ejercer cierta influencia.

Con respecto a la diabetes tipo 2, esta comienza con resistencia a la insulina. Tu cuerpo ya no usa la insulina, por lo que los niveles de glucosa en sangre pueden llegar a ser demasiado altos o demasiado bajos. Es posible que el páncreas todavía produzca insulina, pero no la suficiente para realizar el trabajo de la forma adecuada.

(Visited 5 times, 1 visits today)