Son muchos los fenómenos que contribuyen a la aparición de la diabetes. Estos pueden agruparse según la clasificación del tipo de enfermedad que padezcas, entendiendo que las más comunes son la diabetes tipo 1 y la tipo 2.

En fisiopatología, es decir, qué causa esta enfermedad y cómo actuará cuando esté en tu cuerpo, los expertos coinciden en que el problema principal (alto nivel de azúcar) afecta de manera distinta a cada paciente por la ausencia o poca recepción de la insulina.

Genética humana

Si padeces de diabetes tipo 1, sabrás que esta comienza en la niñez. Esta enfermedad se caracteriza por destruir las células beta del páncreas, las cuales son las encargadas de producir la insulina. De esta manera, tu organismo estará ante la constante amenazas de altos niveles de azúcar si no recibe la hormona externamente.

Este tipo de diabetes no tiene una causa definida. Los científicos coinciden en que la herencia genética puede ocasionarla, así como la exposición a enfermedades de carácter autoinmune.

Estilo de vida

Al contrario de la tipo 1, la tipo 2 está ligada no solo a factores genéticos, sino que se vincula al estilo de vida de quien la padece.

Si comes alimentos ricos en carbohidratos, llevas una vida de sedentarismo, con poca actividad física y tendencia a la obesidad o sobrepeso, es posible que la diabetes tipo 2 pueda afectarte. También se relacionan con ella las enfermedades del corazón, hipertensión arterial, ovarios poliquísticos o problemas de colesterol.

La diabetes tipo 2 se caracteriza por una insuficiencia en la acción de la insulina. Si en la tipo 1 es absoluta, en esta es relativa, pues los tejidos generen insulinoresistencia y pese a que el páncreas produzca la hormona, esta no podrá contrarrestar el nivel de azúcar en la sangre.

Si no eres diabético, tus niveles de glucemia antes de una comida deberían ser entre 90 y 130 mg/dl. Mientras que después de comer se mantendrán inferiores a 180 mg/dl.

(Visited 8 times, 1 visits today)