La glucosa baja se refiere a un nivel de azúcar en la sangre por debajo de lo que el cuerpo necesita. Esta condición se conoce como hipoglucemia, producida porque la glucosa cae por debajo de 70 miligramos por decilitro (mg/dL). Estos episodios pueden desarrollarse rápidamente, por un periodo de entre 10 y 15 minutos.

¿A qué se debe? La glucosa baja se presenta por varias razones, por ejemplo: no comer suficiente o saltearse las comidas, tomar insulina o pastillas, abusar del ejercicio e ingerir mucho alcohol, entre otros. Por tal motivo, se debe tener cuidado para no cometer estos errores que causan alteraciones a la salud.

Cuando la glucosa está baja, el cuerpo comienza a manifestar síntomas como cansancio, ansiedad, debilidad, fatiga, temblores, sudoración excesiva y ritmo cardíaco acelerado. Consumir algo que contenga azúcar será una manera efectiva para que el malestar dure poco.

Consejos para mantenerla

Asegúrate de controlar el nivel de azúcar en la sangre constantemente para determinar alguna variación producida por las actividades que realizas. Se pueden mantener los niveles en el límite correcto, sin correr el riesgo de que bajen, siguiendo algunas prácticas:

  • No pasar por alto ninguna de las comidas principales.
  • Agregar pequeñas meriendas entre comidas.
  • Tomar cantidades moderadas de insulina.
  • Evitar el exceso de pastillas y otros medicamentos.
  • Consumir un número elevado de carbohidratos.
  • Realizar actividades físicas de forma moderada.
  • No abusar de la ingesta de alcohol.

Los episodios de glucosa baja se superan rápidamente consumiendo algunos alimentos como dulces, chocolate, miel, jugos naturales, refresco o trocitos de frutas (plátano, manzana, uvas, naranja).

Existe la posibilidad de tener niveles bajos de azúcar en la sangre y no manifestar ninguno de los síntomas característicos. Por lo tanto, se recomienda llevar un control regular y asistir a consulta con el médico para que te brinde la asesoría adecuada.

(Visited 12 times, 1 visits today)