Existen algunos medicamentos orales, en forma de píldoras, para la diabetes que permiten controlar la glucosa en la sangre, mejorar la sensibilidad a la insulina y hasta perder peso. En esta clasificación se consiguen seis tipos de medicamentos, que se explican a continuación:

Biguanidas

Este tipo de medicamento, en el que destaca la Metformina, disminuye la cantidad de glucosa liberada por el hígado. Suele ser uno de los principales compuestos asignados por los médicos a enfermos de diabetes, gracias a que no causa baja glucosa en la sangre. Debe consumirse con las comidas para reducir los efectos secundarios.

Sulfonilureas

Se emplean con la finalidad de estimular el páncreas para liberar más insulina, tanto después de una comida como durante varias horas. Deben ser administrados con cuidado porque pueden causar niveles bajos de glucosa en la sangre, por lo que se recomienda tener a la mano una fuente de carbohidratos.

Meglitinidas

Sirven para favorecer la liberación de insulina por el páncreas inmediatamente después de comer. Existe la posibilidad de que bajen los niveles de azúcar en la sangre. Se consumen acompañados de la comida obligatoriamente, por lo que se evita la dosis cuando se salta una comida.

Tiazolidinedionas

Hacen que el cuerpo sea más sensible a los efectos de la insulina. Se toma una vez al día, siempre a la misma hora. También aumenta la cantidad de glucosa que absorben las células musculares y evita que el hígado produzca azúcar en exceso.

Inhibidores de DPP-4

Estos componentes mejoran el nivel de insulina después de una comida y reduce la cantidad de glucosa producida por el cuerpo. Se toman por lo general una vez al día y pueden acompañarse con otros medicamentos.

Inhibidores de alfa-glucosidasa

Se utilizan con el objetivo de disminuir la absorción de carbohidratos en el torrente sanguíneo después de comer.  Se aconseja consumir junto con las comidas.

(Visited 21 times, 1 visits today)